Migrar a la nube: cuándo, cómo y por qué

A la hora de implementar infraestructuras en la nube, los usuarios buscan una serie de características específicas como una mejor escalabilidad, competitividad de los servicios o flexibilidad para seleccionar distintos modelos de licencia. En este artículo, analizaremos Microsoft Azure y cómo cumple con los requisitos de la mayoría de las empresas para crear soluciones escalables y de alta disponibilidad. 

Desarrollo en la nube

Las razones más comunes para cambiar a la infraestructura en la nube son principalmente la necesidad de desarrollar una aplicación o sistema usando una solución que sea fácil de escalar y adaptar a las necesidades del usuario, así como de minimizar los problemas de mantenimiento tanto como sea posible. La situación ideal para un desarrollador es crear una aplicación en la nube desde cero. Desafortunadamente, hay situaciones en las que una aplicación ya existente, creada en el entorno del cliente existente, no puede aprovechar al máximo el potencial de la nube y requiere modificaciones significativas para adaptarse al entorno de la nube. Esta situación se da especialmente cuando estamos ante una aplicación monolítica que no cuenta con componentes independientes requeridos por el mecanismo de funcionamiento de las plataformas en la nube. 

¿Cuándo migrar a Azure?

Si queremos centrarnos en el desarrollo de la aplicación en sí, y no en la resolución constante de problemas de red o hardware, la nube es la mejor solución. Sin embargo, no siempre es la mejor idea migrar a la nube de forma autónoma. Si no tenemos experiencia en el campo de las soluciones de Microsoft Azure, deberíamos considerar la participación de un socio con experiencia en la implementación de este tipo de servicios. 

Consultas con expertos

Antes de decidir qué servicios incluir en la oferta, vale la pena utilizar la ayuda de un socio experimentado que le asesorará y realizará un análisis previo a la implementación y, así, estimar previamente los costes asociados al traslado de la infraestructura a la nube. Es recomendable recurrir a un experto cuando: 

  • Necesitamos un análisis de qué soluciones se pueden transferir a la nube. Puede suceder que el trabajo relacionado con la transferencia de una determinada aplicación requiera modificaciones importantes, lo que tendrá un impacto en el coste. 
  • Necesitamos ayuda para calcular los costes. 
  • Necesitamos definir el alcance de los servicios para nuestra solución. 
  • Queremos planificar el uso de la solución para que esté disponible en diferentes ubicaciones. 

El proveedor o socio proporcionará acceso al servicio independientemente de la ubicación en la que los clientes lo utilicen. La plataforma Azure tiene más de 60 regiones disponibles en más de 150 países. Siendo este el mayor número de proveedores de servicios en la nube. 

Azure Cloud es una solución escalable y flexible. Permite ajustar el servicio y los costes a las necesidades del cliente, gracias a servicios como PaaS, Azure Functions o ApplicationInsights. Migrar a la nube siempre es una buena idea. Si queremos garantizar la seguridad de nuestros datos y no exponer a la empresa a riesgos y costes innecesarios, merece la pena utilizar los servicios que ofrece Microsoft.